DIY: crema hidratante de cera, coco y pomelo

DIY: crema hidratante de cera, coco y pomelo

La crema hidratante debe ser uno de los imprescindibles en cualquier rutina de higiene y belleza, pero en ciertas ocasiones no es fácil encontrar una apropiada para cada tipo de piel. Pues si ese es tu caso, toma nota de esta receta que te presenta Centro Cosmético para saber cómo preparar una crema hidratante casera de cera de abejas, aceite de coco y pomelo, que puedes aplicar mientras te duchas.
Sus ventajas: es hidratante y nutritiva, económica y de fácil aplicación, ya que se hará cuando todavía se está en la ducha, lo que la hace apropiada para todo tipo de pieles.
Básicamente, se necesitarán tres ingredientes naturales: cera de abejas, aceite de coco y aceite de pomelo. La cera de abejas es la que permitirá dar cuerpo y cierta solidez a la crema, a la vez que aporta sus propiedades humectantes, emolientes y cicatrizantes a la piel. Además, es un gran aliado a la hora de eliminar impurezas y de combatir manchas.
El aceite de coco es nutritivo y regulador: rico en ácidos grasos esenciales, aporta hidratación, combate arrugas y estrías, y actúa como antibacteriano, lo que lo convierte en apropiado para pieles con acné o con infecciones.
Finalmente, el aceite esencial de pomelo le dará el aroma y el punto refrescante, equilibrando la piel grasa y combatiendo las impurezas, la retención de líquidos y la celulitis. Si prefieres, puedes escoger otro aceite esencial, como el de naranja, menta o de canela.
Ingredientes

  • Cera de abeja pura, cinco cucharadas o 50 gramos.
  • Aceite de coco virgen extra, seis cucharadas y media, o 100 ml.
  • Aceite esencial de pomelo, 20 gotas.

Paso a paso

  • Primero, llevarás la cera de abejas a baño María para que se derrita. Una vez líquida, apaga el fuego y añade de a poco el aceite de coco y ve mezclando.
  • Cuando ya notes ha quedado homogéneo, espera a que se enfríe un poco. Entonces sí, añade el aceite esencial de pomelo.
  • Mezcla muy bien todos los ingredientes y lleva a un frasco de cristal.

Aplicación
Como se señaló, su aplicación es sencilla: justo antes de salir de la ducha, y con la piel mojada, aplica sobre todo el cuerpo. Espera unos instantes a que absorba, y entonces sí seca con la toalla o bien puedes dejar secar al aire. Aunque se aconseja aplicar con la piel mojada, también puedes hacerlo sobre seco, especialmente, en zonas más resecas como talones, rodillas y codos.
Encuentra este artículo en www.nosotras.com

No Comments

Post A Comment